La cucaracha alemana

cucaracha alemana, cucarachas en la cocina

La cucaracha alemana es, la cucaracha más común que solemos ver en nuestras casas, especialmente en las cocinas.

Estas cucarachas, al igual que otras, se reproducen de manera sexual y producen ootecas, , que son bolsas de huevos que transporta la hembra hasta que esta eclosiona, cada una con 20 huevos aprox. y surgen las nuevas cucarachas, inicialmente de un color blanquecino,y que con el paso de los días, según mudan las capas, van creciendo y haciéndose más adultas, lo que se completa alrededor de la sexta muda, lo cual suele tardar unos 10 días aproximadamente , pasados 36 días, siendo su vida media de 55 días .

 

Pueden llegar a vivir 200 días y una sola hembra puede poner a lo largo de su vida 100.000 cucarachas. Sin lugar a dudas son una gran obra de la naturaleza ya que son capaces de sobrevivir sin comer 45 días.

En este caso se alimentan principalmente de basura, restos de comida, sobretodo rico en harinas, carnes y grasas. Además si la situación lo requiere, esta especie de cucaracha se vuelve, caníbal, lo que quiere decir que es predadora de su misma especie momentáneamente.

Se caracteriza físicamente por ser de color marrón claro con dos bandas marrón oscuro a los laterales de su cuerpo fácilmente visibles, por tanto fáciles de identificar.

Sin ir más allá, son la más extendida a nivel mundial, afectando sobretodo a Estados Unidos, especialmente en edificios, y residencias, donde suponen un difícil y molesto inquilino con el hay que lidiar y eliminar.

 

Las hembras tienen un abdomen más ancho que los machos, y en ambos casos las alas que en esta especie si que les permite volar, al contrario que otras, le recubre la totalidad del abdomen.

Como el resto de cucarachas, cuando estas mueren, quedan “patas arriba”, y no son, como el caso de algunas chinches y escarabajos, meros actores que fingen su muerte como método de supervivencia, ya que muchos depredadores, no son carroñeros y pierden todo interés si no han cazado ellos mismos a su presa viva.

 

Además, son de hábito nocturno, lo que hace más difíciles saber de su existencia y al portar consigo las ootecas, estas se mantienen hidratadas y protegidas en todo momento por su portadora, lo que garantiza un mayor éxito de la especie.

 

Las cucarachas al igual que otras muchas plagas de insectos y roedores, como hormigas o ratas y ratones, se ven altamente influenciados por los cambios de temperatura y por la abundancia de comida.

Su temperatura ideal es de unos 30º C, lo que hace que, junto con la alta capacidad hotelera de las islas mayores, Tenerife y Gran Canaria, donde se generan muchos residuos orgánicos y buenas concentraciones de humedad propicias para su reproducción y por tanto, para que se formen colonias de esta especie gregaria, que no sólo afecte al inmueble sino que sean visibles para los huéspedes de estos hoteles y apartamentos, lo que conlleva una mala imagen del establecimiento.

 

Es por eso que es estos meses de verano, que se producen las mejores condiciones para que esta especie se reproduzca, te recomendamos que protejas tu hogar, y / o negocio contra estas indeseables compañías que no avisan de su llegada.

^