Cucarachas silvestres

Normalmente se asocia a las cucarachas con suciedad, basura, y como no, repulsión.

¿Pero, ha de ser siempre así? Las cucarachas llevan 1.350 millones de años de ventaja en lo que se refiere a experiencia y evolución al ser humano. De hecho se las considera una de las especies con mayor capacidad de supervivencia; y es que lo han demostrado sobradamente desde que hicieron su aparición en tierra firme contribuyendo a su conquista, al a épocas de sequias, frio, extinciones mundiales como por ejemplo la de los dinosaurios, que eran “dueños” de la Tierra en ese momento, incluso a las bombas atómicas lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial, y prácticamente no han necesitado evolucionar para conseguirlo.

En lo que sí que han evolucionado, como el resto de especies, es en su especialización, integrándose perfectamente en el ecosistema. El problema surge cuando este, el ecosistema, se ve alterado de alguna manera.

Macropanesthia rhinocens australiana

Macropanesthia rhinocens australiana

Existen cucarachas de todos los tamaños, desde milímetros como es el caso de Attaphila fungicola, con tan solo 4 mm, o gigantescas como la Macropanesthia rhinocens australiana, que llega a los 20cm, que nada tienen que ver con la Periplaneta americana, muy común en Canarias y que mide hasta 4cm.

Attaphila fungicola

Attaphila fungicola

Pero no todas ellas causan daños y molestias como esta última, la cucaracha americana, ya que esta se ha adaptado perfectamente a la vida en convivencia con el ser humano, lo que ha permitido que se disparen sus poblaciones.
Estas mismas cucarachas en un medio adecuado pueden ser beneficiosas ya que se alimentan de materia orgánica, ayudando a que otros seres inferiores son capaces de consumirla y ayudar en la creación y maduración de compost, que es la condición ideal para que las plantas puedan absorber alimentos, y por tanto producir los frutos de los que nos alimentamos.
Es por esto que debemos respetar los ecosistemas, y procurar que estos se mantengan en equilibrio.
Sin embargo, como se ha dicho antes, cuando hay sobrepoblaciones hay que controlarlos cuanto antes ya que las cucarachas entre otros, son portadores de bacterias que generan

enfermedades, como hepatitis infecciosa, fiebres, diarreas, infecciones internas, dermatitis, alergias, asma por la inhalación de heces, entre muchas otras.

Las cucarachas son capaces de vivir sin agua ni alimento durante un mes y una sola cucaracha es capaz de generar 100.000 ejemplares nuevos en un solo año, es por eso por lo que hay que mantener controlada las poblaciones de estos insectos, no sólo para evitar contraer enfermedades, sino para poder eliminarlas de nuestros hogares ya que no es su medio natural.

Blatella germánica

Blatella germánica

Periplaneta americana

Periplaneta americana

He de recordar que tanto la Cucaracha americana como la Cucaracha rubia, son dos especies muy abundantes en las islas de Tenerife y Gran Canaria, sobre todo en zonas costeras como El Puerto de la Cruz, Los Realejos, Los Cristianos, Los Gigantes, Las Américas, El Médano, Playa del Inglés, Mogán, Puerto Rico, Arguineguín, Maspalomas, ya que disponen de todo lo que necesitan, cobijo, buenas temperaturas, y alimento en abundancia.

^